Getting Home Improvement Done!

Humedad en paredes: qué hacer

Humedad en paredes: qué hacer

La presencia de humedad en paredes y suelos del hogar resulta un problema tanto a nivel estético como de salud. Por un lado, las manchas de moho y los malos olores provocados por las humedades dan un aspecto de descuido y mal estado de la vivienda. Por otro lado, este fenómeno es perjudicial para los habitantes de la casa, especialmente para aquellas personas que sufren problemas respiratorios y alergias. En este artículo, nos centramos en dos cuestiones básicas para luchar contra las humedades: los tipos de humedades y la forma de combatirlas.

Cómo quitar humedad pared: tipos y soluciones

Humedad por rotura

En el caso de que se rompa o fisure un conducto de agua y que, por lo tanto, deje escapar su contenido, lo primero que hay que hacer es reparar la avería. Una vez localizado el origen, hay que sustituir parte o la totalidad de la tubería y dejar el conducto en perfecto estado. Una vez solucionado, debe realizarse un correcto mantenimiento para que no vuelva a ocurrir.

Humedad por filtración de agua

En este tipo de humedad, el agua de la lluvia o subterránea penetra en el interior de la vivienda a través juntas y de grietas. Se debe, fundamentalmente, a una mala impermeabilización durante la construcción. Para eliminar este tipo de filtración, es necesario localizar el origen. Una vez detectado la zona con problemas de impermeabilización ya se puede proceder a su reparación, por ejemplo, volviendo a impermeabilizar o sellando juntas.

Humedad por capilaridad

Las manchas de humedad por capilaridad son aquellas que tienen su origen en el agua del subsuelo. Los cimientos y los muros, a través de la porosidad de los materiales que los componen, van succionando el agua y, de esta manera, van quedando marcas en la parte baja de las paredes. Al ser un agua que proviene del subsuelo hay que excavar para localizar el origen del problema. Una vez identificado, la solución pasa por instalar una correcta impermeabilización y/o drenar el terreno para darle una salida alternativa al agua.

Humedad por condensación

Este tipo de humedad se debe a un problema en el aislamiento de las paredes. El vapor de agua, al entrar en contacto con las paredes frías, se condensa y se convierte en pequeñas gotas de agua. Con el tiempo y la acumulación de gotas, acaba apareciendo la humedad. Una vez identificado que se trata de este tipo de humedad, es necesario mejorar la ventilación y el aislamiento del a vivienda.

Sea del tipo que sea la humedad que estás enfrentando, lo primero que debes hacer es localizar el origen del problema. Es importante recordar que no se debe únicamente tapar la humedad porque, tarde o temprano, ésta volverá a aparecer. Para un correcto tratamiento de las humedades, es recomendable contactar siempre un profesional especializado que sabrá diagnosticar la situación y trazar el plan de acción adecuado.

Facebook Commentario