Consejos para la mejora y reforma de tu hogar

Iluminación Interior para tu Hogar

iluminación interior

Iluminación Interior para tu Hogar

En este artículo te orientaremos sobre los diferentes tipos de iluminación interior y te brindamos algunos consejos para que puedas llevar a cabo una buena elección sobre la iluminación de tu hogar.

Lo primero que debes saber es que existen varios tipos de luz que podemos dividir en luz natural, luz ambiental, luz decorativa y luz funcional. De esta manera, y teniendo en cuenta la función de cada una de las estancias de nuestro hogar, podremos aplicar cada uno de los tipos de luz en mayor o menor medida.

Iluminación Interior Natural

La luz natural es aquella que proviene del sol. Es la que aporta más valor a nuestro hogar, pues no nos supone ningún gasto y es la que consigue ser más eficiente. Por esa razón, debes conseguir aprovechar al máximo toda la luz natural que puedas. El principal factor en el que debes fijarte es en la orientación de las ventanas de tu hogar. Además, lo ideal para este tipo de iluminación interior es tener un buen regulador de la misma, instalando persianas y cortinas que te ayuden a regular su intensidad de la manera más eficaz.

Pero eso no es todo, existen otros factores que te ayudarán a manipular la luz natural de tu hogar. Los colores claros incrementan el brillo y la sensación de luz y amplitud y combinarlos con colores vivos te ayudará a generar mayor luminosidad. Por último, el minimalismo y que la decoración de tu hogar sea equilibrada favorecerán una mayor sensación de luminosidad.

Iluminación Interior Artificial

La luz artificial te ayudará sobre todo cuando la luz natural desaparece o cuando no consigues que esta esté presente en alguna de las estancias de tu hogar. Podemos dividir la luz artificial en: funcional, ambiental y decorativa. Lo ideal es combinarlas de la manera más equilibrada pensando en la funcionalidad práctica de la estancia.

Además, podemos diferenciar entre luces cálidas y luces frías. Por lo general, las fuentes de luz cálida tienden a relajarnos, mientras que las fuentes de luz fría consiguen estimularnos.

Debes utilizar luces cálidas en aquellas estancias más tranquilas, que no están destinadas al trabajo, como por ejemplo el salón o la habitación. Además, estas estancias pueden contar también con luces decorativas para objetos concretos o luces ambientales que simplemente hagan que no fuerces la vista al ver la televisión.

Por otro lado, las luces frías son ideales para estancias donde necesitas mayor claridad. La cocina o el baño son espacios en los que este tipo de luz puede ser necesaria. Además, siempre puedes instalar una luz de carácter ambiental si quieres  tener la opción de decidir el tipo de luz que te apetece. De esta manera, en el baño, puedes combinar una luz funcional fría, con una luz ambiental, para cuando te apetezca darte un baño tranquilo.

La iluminación interior tiene la capacidad de transformar tu hogar. Es importante tener una buena planificación de la iluminación de tu hogar y llevar a cabo una excelente instalación de lámparas y sistemas lumínicos. Por esa razón, siempre es recomendable contar con la ayuda de un profesional que pueda asesorarte e instalar de la mejor manera la iluminación para interior de tu hogar.

Facebook Commentario