Consejos para la mejora y reforma de tu hogar

Cuidado piscina: consejos a la hora de abrirla, cerrarla y limpiarla

Cuidado piscina: consejos a la hora de abrirla, cerrarla y limpiarla

El cuidado de la piscina puede ser hecho por nosotros mismos siempre y cuando sigamos una serie de recomendaciones a la hora de abrirla, cerrarla y limpiarla. Si es el primer año que tienes piscina, te aconsejamos que contactes con el fabricante o la empresa instaladora para conocer detalles específicos de tu modelo. Si ya hace años que tienes piscina, tal vez estés cometiendo una serie de errores que hacen que el proceso de abrir y limpiar la piscina sea más pesado.

En este artículo, te presentamos una serie de ideas para mejorar el cuidado de tu piscina.

Inicio de temporada: abrir la piscina

A la hora de retirar la cubierta, evita al máximo que el agua de la lluvia y la suciedad acumuladas durante el invierno caigan dentro de la piscina. Algo de agua siempre caerá, pero intentar que se la mínima posible ayudará a mantener la calidad del agua.

Asegúrate de limpiar y secar la cubierta totalmente antes de guardarla. Además, cuida especialmente las partes metálicas para prevenir la corrosión y oxidación.

Libera el aire acumulado en la bomba y el filtro antes de ponerlas en funcionamiento de nuevo. Deja que el agua empiece a filtrarse nuevamente al menos durante medio día antes de empezar con el tratamiento de cloro. Si el agua se ha puesto verde durante el invierno, probablemente tendrás que usar un alguicida. Empieza el tratamiento contra las algas antes de empezar con el cloro.

Final de temporada: cerrar la piscina

Muchos propietarios no dedican el tiempo suficiente al cerrado de la piscina ya que asumen que, en cualquier caso, se encontrarán el agua en pésimo estado a la primavera siguiente. Si el agua de la piscina está en perfectas condiciones y usas una cubierta resistente y de máxima calidad, la piscina se mantendrá en buenas condiciones durante todo el invierno.

Haz un uso equilibrado de los productos químicos pero sin excederte. Este tipo de producto es fundamental a la hora de conseguir que el agua llegue en buen estado a la primavera. Asegúrate de que el pH y la alcalinidad están equilibrados. Recuerda, el pH debe oscilar entre los 7.2 y los 7.6 y la alcalinidad entre 80-120ppm.

El uso de químicos y la calidad del agua no servirán para nada si no limpias profundamente la piscina. Antes de cerrarla, quita cualquier resto de hoja y suciedad del interior de tu piscina. Igualmente, vacía la bomba y el sistema de filtro. Para ello, sigue minuciosamente las instrucciones del fabricante.

Durante la temporada: limpieza piscina

Es muy importante mantener ajustados y equilibrados los niveles de cloro y pH. Afortunadamente, hoy en día, hay una serie de mecanismos que miden y regulan esos valores automáticamente. Sin embargo, aunque cuentes con un sistema automático, siempre es recomendable controlar el estado del agua para asegurarse que todo funciona correctamente. En verano, se recomienda controlar esos niveles de 2 a 3 veces por semana.
Recuerda limpiar las paredes de la piscina. La mayoría de propietarios se centran en mantener en buen estado el suelo de la piscina, la calidad del agua y los sistemas de filtro. Sin embargo, las paredes son muy importantes a la hora de evitar la aparición de algas o la calcificación.
Ten en cuenta cualquier ruido o actividad rara en la piscina. Los sonidos no habituales pueden significar problemas en el futuro, aunque aparentemente la bomba y el filtro estén funcionando correctamente.

Tener una piscina puede dar mucho trabajo, pero si conoces una serie de trucos y sigues algunos consejos, disfrutarás mucho más de ella.

Facebook Commentario