Consejos para la mejora y reforma de tu hogar

Cómo desatascar tuberías

fontanero trabajando

Cómo desatascar tuberías

Desatascar tuberías es, muy probablemente, una tarea que tendrás que afrontar en algún momento dentro del ámbito del cuidado y mantenimiento del hogar. Por muy aplicado que seas con el mantenimiento de las tuberías, es posible que, en algún momento u otro, llegue el temido atasco. Por ese motivo, en este artículo, te contamos cómo desatascar las tuberías de tu vivienda para que el agua vuelva a fluir sin obstáculos.

Para saber cómo debemos actuar delante de una tubería atascada es importante conocer la causa de la obstrucción. Básicamente, podemos diferenciar entre 3 grandes causas:

– Errores en la instalación

Cuando el atasco es motivado por un error en la instalación lo más recomendable es llamar a un profesional de la fontanería que realice el diagnóstico adecuado y establezca la solución necesaria. A grandes rasgos, las principales deficiencias que se detectan a nivel de instalación son poca pendiente de la tubería, falta de sección y derivaciones inadecuadas. Delante de estas 3 situaciones, si el error no se soluciona, los atascos y las inundaciones serán recurrentes.

– Paso del tiempo

El desgaste propio del paso de los años es otro de los factores más comunes que provocan los atascos. La acumulación de cal, la mayor adherencia de la tubería y el crecimiento de raíces en las zonas ajardinadas provocan, con el pasar del tiempo, acumulación de residuos y roturas. Si el sistema de tuberías de tu casa se ha quedado anticuado deberás tener especial cuidado para realizar un buen mantenimiento de las tuberías. En el caso de los pequeños atascos, los podrás solucionar tú mismo con soluciones caseras. Por el contrario, si estás delante de una situación de mayor gravedad, debes ponerte en contacto con un técnico especializado para que afronte el problema de la mejor manera.

– Mal uso

La tercera causa de los atascos en tuberías es el mal uso. Detergentes inadecuados, residuos o líquidos no apropiados pueden provocar atascos en fregaderos, lavabos, etc. Delante de este tipo de atascos, deberemos valorar la gravedad del mismo. Si se trata de una obstrucción menor, puedes optar por una solución casera y natural como la de echar bicarbonato sódico y vinagre. En el caso que la obstrucción sea un poco más grave, debes optar por el clásico desatascador de mano. Si se trata de una obstrucción de gravedad media, el desatascador de ventosa debería ser suficiente. Si ves que con él no logras solucionar el problema, te aconsejamos que llames a un profesional de la fontanería. El técnico es la persona adecuada para usar herramientas profesionales como pueden ser una máquina de limpieza con agua a presión o una serpiente de drenaje mecánico. El uso adecuado de estas herramientas permitirá solucionar el problema evitando roturas.

Facebook Commentario