Consejos para la mejora y reforma de tu hogar

Hormigón impreso: ¿Qué es y Cómo se instala?

hormigón impreso

El hormigón es el material más utilizado en la construcción. Destaca por su resistencia al paso del tiempo y a todo tipo de condiciones meteorológicas, así como por su versatilidad. Todo ello lo convierte en muy buena opción tanto para grandes infraestructuras como para el exterior del hogar. En este sentido, una de las ventajas principales de este material es su durabilidad. Además, su firmeza consistente a lo largo de los años no necesita un mantenimiento muy exhaustivo.

¿Qué es el hormigón impreso?

Con el tiempo, el hormigón ha ido adoptando distintas variantes. Una de ellas es el hormigón impreso: un tipo de suelo al que se le ha aplicado un tratamiento superficial. De este modo, puede presente distintos estampados, texturas e incluso colores.

Es un tipo de pavimento al que se conoce como continuo, es decir, sin juntas. Por ello, se suele usar para generar una sensación de suelo ininterrumpido. El objetivo es agrandar las estancias y les confiere un ambiente espacioso, limpio y muy atractivo.

Usos del hormigón impreso

El hormigón impreso sirve, principalmente, para embellecer el pavimento con diseños y texturas muy variados que conservan las peculiaridades características del hormigón: la resistencia, la durabilidad y la poca necesidad de manutención.

Habitualmente, se usa en paisajes urbanos y para construir el suelo de muchos equipamientos que usamos a diario: párquines, paseos, zonas peatonales, plazas, etc. Sin embargo, también podemos encontrarlo en viviendas, sobre todo en las zonas exteriores, como el jardín, la piscina y el patio.

Ventajas del hormigón impreso

Además de la resistencia y la durabilidad propias del hormigón, así como de los grandes resultados que se pueden obtener a precios muy económicos, el hormigón impreso ofrece las siguientes ventajas:

  • El tiempo de instalación es muy reducido.
  • Requiere muy poco mantenimiento.
  • Es impermeable.
  • Resiste a los cambios bruscos de temperatura, al hielo y al fuego.
  • Ofrece un amplio abanico de diseños y colores.
  • Su versatilidad permite que pueda responder a necesidades arquitectónicas muy diversas.

¿Cómo se elabora el hormigón impreso?

La creación de un pavimento de hormigón impreso no es complicada para quien ya tiene experiencia en instalaciones así. Sin embargo, recomendamos la contratación de un profesional con experiencia que conozca la técnica más adecuada para cada tipo de caso.

En primer lugar, se debe preparar la superficie de apoyo sobre la que se extenderá el hormigón impreso. Para escoger el mejor terreno, hay que asegurarse de que ofrecerá una buena estabilidad al hormigón. Así se asegura un resultado completamente compacto y de calidad.

Posteriormente, se esparce el hormigón sobre la superficie a tratar, de modo que quede homogéneo y uniforme. Para ello, se suelen utilizar herramientas que alisan y moldean, como la talocha de magnesio y la espátula o llana de acero. El objetivo es que todo el pavimento quede completamente nivelado y sin ondulaciones.

Luego, se lleva a cabo el tratamiento superficial sobre el hormigón fresco, que permitirá aplicarle los estampados y colores escogidos. Entonces, mientras el hormigón está todavía fresco, se graba el bajorrelieve, con moldes de neopreno, que imitará las formas y texturas deseadas.

Finalmente, se le aplica la última capa, de resina en polvo, que sella la superficie y confiere al pavimento dureza y acabado. Con este último paso, el hormigón impreso alcanza la resistencia esperada a las temperaturas extremas.

El hormigón impreso ofrece una gama de texturas y colores mucho más amplia que otros tipos de suelos. Por eso, es importante tomarse el tiempo necesario para valorar todas sus ventajas y desventajas y escoger la opción óptima para cada situación. Recuerda también que, antes de llevar a cabo la instalación del hormigón impreso, es importante consultar a un profesional que te aconseje y te de apoyo en la obra.

Facebook Commentario